sábado, 25 de enero de 2014

Los hados de el Roble Dorado



   En la escuela del Roble Dorado no solo estudian las hadas. También, hados. Pero la gente parece no saberlo, o simplemente, los ignoran. Tienen el recreo aparte de sus colegas, las hadas. En las escuelas de Tierra Yrena, la indumentaria es más o menos, la misma. Visten de negro, o de diversos tonos de azules. Las estrellas, unas veces son blancas, otras, amarillas; unas son de cinco puntas, otras de seis, y también de ocho. Los niños también llevan uniforme. Eso no es común en todas las escuelas. En la región de Neiran, por ejemplo, el alumnado infantil viste con elegancia, pero son los mayores los que llevan la vistosa indumentaria. 


    Los hados mayores suelen ser conflictivos, y con frecuencia, sacan peores notas que las hadas. De alguna manera imaginan que lo que se espera de ellos, es que sean entrenados como guerreros, y servir a su reino en caso de guerra. Pero la realidad es muy distinta. 

  Cuando los llevan a hospitales a cuidar enfermos, o cuando se cruzan con mendigos en la calle, los profesores están muy pendientes de ellos. Pues con frecuencia dan la espalda a los necesitados, o miran hacia otra parte. Igualmente, se desesperan cuando ven que un enfermo se pone a gritar de dolor, o pierden la paciencia cuando les piden cuidar de algún anciano. Simplemente, no era lo que esperaban. Para semejantes tareas, es mejor que llamen a las hadas, y los destinen a ellos a labores militares mágicas. Sin duda, la vida estudiantil de un hado es muy dura. Pocos consiguen llegar a final de curso sin repetir. Otros acaban como brujos mercenarios. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario