lunes, 24 de junio de 2013

Mis obras, orígenes


   Esto que estoy escribiendo, es lo primero que debería aparecer en un blog, pero con mi afán de colgar los relatos y artículos, lo mencioné alguna vez de refilón, pero olvidé publicarlo. Fue a principios de verano del caluroso junio del año 2.004, cuando noté la llamada de la literatura. Realmente, desde pequeño tuve mucha imaginación, que plasmaba en mis juegos con los amigos. Pero no se me pasó por la cabeza escribir un libro, ni siquiera a principios de los 80, cuando aprendí mecanografía.

   Escribí algunos relatos cortos de ficción. Las aventuras de Star Gordo iba a ser uno de ellos, mezclado con humor. De hecho, "Star" deriva de "Star Wars" y "Gordo" de "Flash Gordon", el héroe de los cómics de los años cuarenta. Pero a medida que escribía, me sentí atraído por una historia de ficción seria, en vez de humor. A pesar de eso, el protagonista siguió llamándose igual ¿Qué importancia tenía? Hay nombres de todo tipo y colores. Uno más, no importaba.


   Como es natural, me informé como se hacía un blog y promocionar mis obras, pues en el 2.004, yo no tenía mucha idea de eso. En aquellos días había unos blogs españoles llamados "Blogia" muy personalizables, pero con el inconveniente de las limitaciones de espacio y tamaño de las imágenes. O las encogía, o las degradaba. 

   Rondando la primavera de 2.009 escribí una historia "Los mundos de Kampelina" que contaba la historia de una niña, que junto a su primo y una amiga, iban a parar a un mundo medieval, cuyas normas severas no conocían, y por un simple comentario burlón, fueron arrestados. En el momento más apurado, viene el hada Mercurita y los salva del aprieto. Pero le di tanta personalidad a la hadita, que ya no me la pude quitar de encima. Acabé el relato como pude, y me concentré en escribir sobre Mercurita.

   El 2.009 era mejor que el 2.004. Los blogs ya no tenían tantas limitaciones. Los que usé de Blogia quedaron obsoletos. Además de eso, la web que tenía en "Geocities" de "Yahoo" cerró ese mismo año. Ahí tenía yo mis relatos e imágenes de Star Gordo, en sustitución a Blogia. No es pues de extrañar, que si miráis en el Google, apenas encontreis imágenes de Star Gordo, pero sí, muchas de Mercurita. Por supuesto, conservo los relatos. Se borraron de internet, pero no de mis discos duros. 












No hay comentarios:

Publicar un comentario